Desarrollo y posibilidades de las personas mayores

Las transformaciones producidas en las últimos 100 años contribuyeron a generar un importante incremento de la expectativa de vida de la población, alcanzando en la actualidad para una persona nacida en esta fecha, hasta 110 años, relacionada ésta con el aumento de la calidad de vida que se experimentó en este período. Son factores relevantes para alcanzar dicha expectativa de desarrollo humano; entre otras:

  • El crecimiento económico
  • El desarrollo tecnológico
  • La mejora educativa
  • La prosperidad alcanzada
  • La calidad de vida
  • La cohesión social

Una encuesta desarrollada por el Observatorio de la Deuda Social Argentina entre mayores de 60 años en conglomerados urbanos concluyó que “la sociabilidad es sumamente importante a la hora de medir la satisfacción con la propia vida, mucho más que las condiciones materiales”.

Vivir más supone una planificación de las largas etapas que influyeron en la salud, la vivienda y la economía dentro de un marco de transformación del estilo de vida.

Los correlativos cambios estructurales generan cuestiones tales como posibles modificaciones corporales, laborales, familiares y hasta existenciales; cambiando inclusive los mecanismos de reconocimiento y vivencia de los hechos que puedan vivirse.

Las investigaciones realizadas han mostrado que tener creencias positivas en esta etapa de la vida no es un dato menor. Ello implica, que aun transitando un camino desconocido, es necesario generar transformaciones graduales en forma anticipada, construida y fortalecida con criterios científicos y en el marco de la búsqueda del bienestar humano.

La revolución del envejecimiento poblacional es el hecho más importante de los últimos siglos, pero este hecho no fue acompañado por un cambio cultural que dimensione la importancia de los años de vida ganados.

En este contexto, se hace necesario volver a pensar el significado del envejecimiento y construir un imaginario social positivo sobre las personas mayores. Es importante trabajar para desarticular mitos y prejuicios ya que la vejez no es algo que le pasa al otro sino algo latente en todos nosotros desde el momento que nacemos.

Precisamente, OSMISS se puso a la vanguardia de este cambio de cultural e impulso la creación del Foro Interdisciplinario para Personas Mayores (FIPeM), con la finalidad de crear un ámbito de participación, reflexión y compromiso para generar políticas públicas destinadas a la instalación de acciones sociales, productivas y culturales que posibiliten, la inclusión de las personas mayores en la vida comunitaria, cambiando la mirada sobre ellas y superando su marginación, que empobrece claramente el entramado social.

Es por ello que los integrantes de OSMISS y el FIPeM, convocan a resignificar la representación social que se tiene de la vejez, enmarcado en un cambio de paradigma del proceso de envejecimiento, para vivir “con igual dignidad en todo el curso de la vida”.

Ing. Néstor E. Fernández
Presidente de OSMISS

 

Versión impresa: news38

Ing. Néstor E. Fernández

Presidente de la Obra Social de Ministros, Secretarios y Subsecretarios