Infecciones Respiratorias Agudas Graves (IRAG)

Las IRAG son la forma de presentación de los cuadros sospechosos de Influenza (gripe) con evolución más grave que lo normal y que requieren internación.

Definición de caso IRAG:

  • Aparición súbita de fiebre superior a 38ºC.
  • Tos o dolor de garganta.
  • Disnea o dificultad para respirar.
  • Necesidad de internación.

Esta definición de IRAG comprende diferentes cuadros de enfermedad respiratoria, entre los que se encuentra la Enfermedad Tipo Influenza (ETI) y la Neumonía definidos en Infecciones Respiratorias Agudas (IRA)(1), pero con procesos evolutivos más severos que requieren la internación del paciente en la mayoría de los casos.


Leer más ¿Qué es la Influenza o Gripe?

Leer más ¿Qué es la Neumonía?

Leer más ¿Qué es la Bronquiolitis?

¿Cómo se contagian las infecciones respiratorias agudas?

Las infecciones respiratorias agudas se contagian de una persona a otra cuando las personas enfermas tosen o estornudan contaminando el aire ambiental. También contagian las secreciones (moco, saliva, pañuelos, etc.) o a través de las manos contaminadas.

La Influenza o gripe y la bronquiolitis son las enfermedades respiratorias agudas más contagiosas.

¿Qué se debe hacer frente a una infección respiratoria aguda?

  • Estar atento a posibles signos de enfermedad que indican la necesidad de consultar rápidamente con un médico (signo de alarma):

En los niños y niñas:

  • Dificultad para alimentarse, tomar líquidos o dormir.
  • Dificultad para respirar (respiran más rápido que lo habitual, hacen ruido al respirar, o hacen un esfuerzo para respirar que les hunde la piel por debajo de las costillas).
  • Decaimiento o somnolencia.

En los adultos:

  • Tos, fiebre y dificultad respiratoria (respiración más rápida que lo habitual, ruidos al respirar).
  • Decaimiento muy marcado, especialmente en los adultos mayores.
  • Consultar rápidamente a un médico si aparece algún signo de alarma.
  • No automedicarse ni automedicar a un niño o niña con una enfermedad respiratoria. No utilizar jarabes para la tos.
  • Tomar abundante líquidos, continuar la alimentación y no suspender la lactancia materna.

¿Qué se puede hacer para prevenir las infecciones respiratorias?

  • La vacuna antigripal puede contribuir a evitar muchos casos de gripe (la vacuna tiene, en promedio, un 70 % de eficacia). Esta vacuna debe aplicarse cada año, en el otoño, antes del brote de Influenza, a personas de grupos de riesgo. Consulte en un centro de salud para saber si usted o alguien en su familia necesitan ser vacunados.
  • El lavado de manos frecuente, especialmente después de cubrirse la boca al toser y estornudar, es fundamental para reducir el riesgo de transmitir las infecciones respiratorias.
  • Mantener los ambientes libres de humo (por ejemplo, de braseros o cocinas a leña), y especialmente del humo del cigarrillo, no fumando ni permitiendo que nadie fume en el interior del domicilio. Evitar que se fume en los lugares de trabajo y en los espacios de uso público cerrado. El humo del cigarrillo es muy perjudicial para todos (los que fuman y los que no fuman) pero especialmente para los niños y niñas.
  • La Enfermedad Tipo Influenza (ETI) es muy contagiosa. En la medida de lo posible, evitar que los niños y los adultos de 65 años y más, entren en contacto con personas que padecen esta enfermedad. Si es posible, las personas enfermas deben evitar reuniones sociales para reducir el contagio.
  • Ventilar los ambientes y mantener la higiene del hogar para evitar el contagio de estas y otras enfermedades infecciosas.

OSMISS

Obra Social de Ministros, Secretarios y Subsecretarios