Andropausia

Es evidente que la andropausia es un tema de mucho interés para hombres y mujeres, ya que trae cambios que pueden afectar a la pareja, como ser disminución de la libido, impotencia sexual, cambios en la estética corporal, y muchos otros. Por estas razones es menester evaluarlo más detenidamente.

La andropausia es un término que se acuñó tratando de equiparar el fenómeno fisiológico que experimentan las mujeres, llamado menopausia, y que conlleva muchos cambios orgánicos abruptos, a lo que se experimenta en la masculinidad. Lo que tienen en común es la declinación de las hormonas sexuales que generan estos cambios. Sin embargo, ambos procesos son netamente distintos. En la mujer se da en forma casi aguda, y en el hombre la disminución es paulatina. La mujer pierde su capacidad reproductiva, y los hombres casi nunca.

Menopausia significa terminación de la menstruación, mientras que andropausia se refiere al hombre, pero el cual no tendrá una terminación; así mismo el concepto de Climaterio, se refiere a “escalón” y el hombre lleva un paso lento y prolongado sin subidas y bajadas. Los cambios generados en el hombre por los procesos hormonales son muy distintos a los que presenta la mujer.

A diferencia de las mujeres, que casi abruptamente pierden su fertilidad con la menopausia, los hombres no experimentan un cambio repentino en la misma mientras envejecen. Por el contrario, estos cambios ocurren gradualmente.

La Andropausia identifica el proceso que sufre el varón mayor de 45 años, el cual es paulatino, largo, no termina en forma instantánea con la capacidad de engendrar, ni tampoco termina con el deseo, ni con el ejercicio de la sexualidad, pero si causa cambios hormonales, físicos y psicológicos. Por eso es necesario conocerlo y estar concientes del mismo, ya que se pude actuar de varias formas.

En los hombres el principal cambio en su sistema reproductor, ocurre en los testículos. La masa de los testículos disminuye y la cantidad de testosterona permanece igual o disminuye. Para clarificar un poco el tema, así como en las mujeres los ovarios producen las hormonas femeninas (estradiol y progesterona), los testículos producen las hormonas sexuales masculinas (testosterona). Las mujeres entran en menopausia y luego climaterio por la hipofunción ovárica, y los hombres comienzan y continúan su andropausia por la hipofunción de sus testículos.

ESTADÍSTICAS

Es importante saber, a qué edad comienzan a declinar en forma más importante, las hormonas masculinas. Las cuales en última instancia determinarán la andropausia. Se sabe que la edad a la que comienza a declinar la testosterona es alrededor de los 40 años, con una tasa de disminución de la misma, de 1% por año en lo sucesivo. Se ve claramente que el proceso, no es abrupto como en las mujeres, y esa es una de las diferencias principales.

PROBLEMAS COMUNES

Con el avance de la edad los hombres pueden sufrir, algunas de estas alteraciones, producto de la andropausia:

  • Disminución progresiva de la función testicular (Hipogonadismo).
  • Disminución de la calidad del semen; declinación paulatina de la capacidad reproductiva.
  • Descenso progresivo de la testosterona.
  • Cambios en la micción (mayor o menor frecuencia para orinar, así como el volumen de orina).
  • Pérdida de la masa muscular y aumento de la grasa abdominal.
  • Erecciones menos frecuentes y mayor tiempo entre una erección y otra.
  • Mayor necesidad de estímulos físicos (requiere de más caricias) y la excitación requiere de más tiempo para producir efecto.
  • Menor volumen y proyección de la eyaculación.
  • Orgasmo menos intenso y de menor duración; aunque se reportan como muy satisfactorios y hasta en edades superiores a los 90 años.

La impotencia puede ser el problema del que se quejan la mayoría de los hombres. Es normal que las erecciones ocurran menos frecuentemente, que en la juventud, y es frecuente que la edad, traiga la incapacidad para eyaculaciones repetidas. Sin embargo, la impotencia es más frecuentemente causada por un problema médico (90%) o psicológico.

El aumento en el tamaño prostático puede llevar a problemas en la micción, que son muy frecuentes. Estos cambios en la próstata, pueden predisponer a infecciones urinarias.

CAPACIDAD REPRODUCTIVA

Si bien la producción de esperma disminuye a partir de los 40 años, continúa hasta más allá de los 80 y los 90 años. De forma similar, en tanto que la producción de testosterona declina gradualmente.

No suele darse en los varones una caída severa de los niveles de hormonas sexuales, tal y como sucede con las mujeres.

El hombre no pierde la capacidad reproductiva. Hombres de más de 60 años (por lo menos en el 50 % de ellos), y con esperma con calidad reproductiva, no presentan impedimento para embarazar a una mujer.

TRATAMIENTO

Terapia de Reemplazo de la Testosterona.

Tanto las mujeres como los hombres, producen testosterona. La disminución de la misma en ambos sexos, es causa de declinación de la libido. Este tipo de terapia aumenta la masa muscular, disminuye la acumulación de tejido adiposo y la atrofia muscular que caracteriza a la edad. También mejora la calidad de vida en hombres de edad media según algunos estudios. Esos mismos estudios pregonan que su aplicación, disminuye los riesgos de la osteoporosis y las enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, al igual que la terapia hormonal de reemplazo en las mujeres implica ciertos riesgos, tenemos que sospechar que esta terapia en los hombres puede ocasionar efectos indeseados. Es algo muy nuevo para la medicina, y debe pasar la prueba del tiempo.

El tratamiento de reemplazo androgénico, puede traer efectos adversos, como erecciones persistentes, náuseas, vómitos, ictericia, y otros más. No es la panacea, puede ayudar, pero hay que tener en cuenta todos los efectos indeseados. Está contraindicado en hombres con carcinoma de próstata, en aquellos con compromiso cardíaco, renal y hepático.

Soportes Nutricionales.

El envejecimiento es un síndrome degenerativo caracterizado por enfermedades relacionadas con la edad, tales como la disfunción cardiovascular, el cáncer y la artritis. Entre los principales causantes del envejecimiento están los radicales libres.

Una de las maneras que se han postulado para tratar este problema, es la administración de antioxidantes en la dieta o en forma de una medicación suplementaria.

Dieta.

La gente que vive en la región del Mediterráneo tiene los más bajos índices de ataques cardíacos en el mundo. La dieta de ellos consiste en un 50% de carbohidratos complejos (frutas y vegetales), 25% de proteínas (principalmente de pescados), y un 25 % de grasa (del pescado y el aceite de oliva). La dieta mediterránea es un excelente modelo de una dieta anti envejecimiento.

Las frutas y los vegetales, contienen abundantes antioxidantes y fitonutrientes. El pescado contiene ácidos grasos esenciales, y ambos son ladrillos para construir neurotransmisores y hormonas.

Ejercicio Físico

El ejercicio, además de mejorar la función cardiovascular, incrementa las hormonas en el cuerpo, que incluyen la hormona de crecimiento, la testosterona, la DHEA, y la pregnadiona. El ejercicio es una herramienta perfecta anti- envejecimiento.

Este artículo tiene como fin ayudar a abrir los ojos frente a una problemática que se ha estado estudiando desde hace poco, pero no por eso es considerada de poca importancia. Hay que tener en cuenta que las hormonas son mensajeros en nuestro cuerpo, y pueden gatillar muchas cosas, siendo en la mujer la menopausia, y en el hombre ciertas conductas, disminuciones en su capacidad viril, etc. Como hemos visto, la sustitución de la testosterona, no es el único camino. Cada cual debe consultar con su médico, el acercamiento más apropiado, para tratar una fase más de la naturaleza.

OSMISS

Obra Social de Ministros, Secretarios y Subsecretarios