Lumbalgia

DOLOR LUMBAR

El dolor lumbar es un síntoma muy frecuente. Suele resolverse espontánea aunque lentamente y tiene una gran tendencia a repetirse.

El dolor lumbar en general se debe a espasmos (contractura) de los músculos contiguos a la columna.

Cualquier injuria en la espalda (golpe, esfuerzo, caída, etc.) puede producir dichos espasmos provocando dolor y rigidez.
El inicio del dolor puede ser inmediato o manifestarse varias horas después del ejercicio o del traumatismo. Habitualmente la causa no queda clara.

La mayoría de los problemas musculares de la espalda están relacionados con algún esfuerzo y pueden resolverse naturalmente si uno les da tiempo. Cuando el dolor es resultado de un golpe severo o una caída debe evaluarse a la brevedad.

El dolor debido a un esfuerzo muscular habitualmente se localiza en la espalda.

Ocasionalmente puede extenderse a los glúteos o la parte superior de las piernas. Si el dolor se extiende hacia las piernas por debajo de las rodillas sugiere algún compromiso nervioso (“el ciático”) y debe consultarlo con su médico de cabecera.

TRATAMIENTO EN EL HOGAR

En el dolor lumbar por contractura (la causa más frecuente) se produce un círculo vicioso en el que la injuria causa el espasmo o contractura muscular, el espasmo produce dolor el dolor son necesarios para interrumpir este ciclo.
y el dolor produce más contractura. El reposo y el alivio del dolor son necesarios para interrumpir este ciclo.

Como dijimos anteriormente la lesión producida puede resolver espontáneamente, pero lo hará más rápidamente si no vuelve a presentarse la causa desencadenante. Por lo tanto haga reposo o sea cuidadoso en las 24 horas siguientes.
horas siguientes.

Las contracturas severas suelen persistir por 48 ó 72 horas, seguidas de días o semanas de dolor menos intenso. Debe evitar las actividades intensas en las siguientes 6 semanas ya que podrían desencadenar nuevamente el cuadro y retrasa la recuperación completa.
recuperación completa.

Los medicamentos que se pueden utilizar NO son “curativos”, sólo disminuyen el dolor.

Un programa de ejercicios puede ayudar a aliviar los síntomas y evitar la reiteración del problema.

Debe dormir o descansar sin almohada debajo de la cabeza, en un colchón firme o recostarse en el piso. Colocando una almohada muy baja o una toalla doblada debajo de la cintura y otra debajo de las rodillas, de manera que estas queden flexionadas, puede sentirse más cómodo.

El calor aplicado en la zona (con una bolsa de agua o una almohadilla térmica) también puede aliviar el dolor.

Los analgésicos (remedios para el dolor) se recomiendan si el dolor es importante, se puede utilizar cualquiera de ellos (aspirina, paracetamol, ibuprofeno, etc.). Aquellas personas que tengan problemas gástricos (gastritis, úlcera) deben limitar su uso y consultar con su médico de cabecera.

Habitualmente estas medidas son suficientes para solucionar el problema. Si persiste un dolor intenso más allá de una semana póngase en contacto con su médico.

¿QUÉ HAY QUE ESPERAR DE LA CONSULTA MÉDICA?

Le harán preguntas acerca de los posibles desencadenantes y de otros síntomas acompañantes. El examen físico estará focalizado en la espalda, el abdomen y los miembros inferiores.

Las radiografías sólo dan información de estudio será evaluado por su médico de cabecera. Si la historia y el examen físico sugieren que la lumbalgia (dolor lumbar) se debió a un esfuerzo o “mala postura”, la intervención consistirá en las medidas anteriormente citadas, agregando algún relajante muscular si el médico lo cree necesario.

Siéntese en una silla con los brazos sueltos. Flexione el cuerpo hacia adelante dejando caer la cabeza entre las rodillas. Luego trate de sentarse contrayendo el abdomen. Relájese y repita el ejercicio.
Flexione ambas rodillas y sosténgalas con sus manos sobre el pecho. Mantenga los hombros apoyados sobre el piso y las rodillas juntas. En esta posición cuente hasta 10. Relájase y repita el ejercicio.
Recostado sobre su espalda flexione una rodilla sobre el pecho. Al mismo tiempo trate de mantener la otra pierna extendida. Relájase y repita el movimiento con la otra pierna.

OSMISS

Obra Social de Ministros, Secretarios y Subsecretarios